inicio guía cine agenda focus opinión travel contactos

cine interactivo

Instrucciones para una película interactiva

Prohibido quedarse quieto ante The Rocky Horror Picture Show

En una escena de la película Fama, dos de los chicos de la entrañable escuela de artes escénicas ven, entre una multitud de excéntricos, una película interactiva en la Sala 8th Street Playhouse de Nueva York. Se trata de The Rocky Horror Picture Show, el osado musical basado en la obra de teatro homónima que desde su estreno, en 1975, no ha parado de cosechar fanáticos en todo el mundo. Tanto, que en Estados Unidos e Inglaterra su exhibición sigue hasta hoy, acompañada por un ritual original: hordas de jóvenes asisten una y otra vez al cine disfrazados como sus personajes favoritos, imitan las coreografías y cantan en voz alta todos los temas de la banda sonora sin temor a la mirada ajena. Ahora, el fenómeno amenaza con aterrizar tardía y esporádicamente en la Argentina. Este viernes, a la medianoche, el Malba, Figueroa Alcorta 3415, proyectará el film por tercera vez en tres meses. ¡Tímidos, abstenerse!

Cuando el británico Richard OBrien creó el musical The Rocky Horror Show, en 1973, declaró que era "algo que cualquiera de diez años podría disfrutar". A pesar de ser una crítica a la moral de la época, pronto devino muy popular en la escena londinense. Las canciones pegadizas y rockeras, que hacían constante alusión a los grandes personajes de ciencia ficción (Flash Gordon, King Kong, Frankenstein) empezaron de a poco a calar hondo en el público.

Al cabo de un año, Lou Adler, un productor norteamericano que trabajaba para la 20th Century Fox, ofreció a OBrien llevar la historia al cine, incorporando actores noveles norteamericanos, pero conservando gran parte del elenco original, que incluía al propio O? Brien y al músico Meat Loaf. Incluso la filmación de la película, que costó un millón de dólares, estuvo a cargo del australiano Jim Sharman, también director de la puesta teatral. Una de las colaboraciones de lujo fue la de Pierre La Roche, el maquillador de las estrellas (David Bowie, Mick Jagger, Roxy Music) que, encantado, accedió a maquillar a los protagonistas.

El argumento era, sin duda, transgresor: Brad Majors (Barry Bostwick) y Janet Weiss (Susan Sarandon), dos jóvenes recién comprometidos, que se caracterizan por una extrema corrección, deciden visitar a un viejo y querido profesor de la escuela (Jonathan Adams). Durante el trayecto, el auto en el que viajan sufre un desperfecto y terminan pidiendo ayuda en la única vivienda de la zona: un castillo habitado por personajes extraños, cuyo dueño es el doctor Frank-N-Furter (Tim Curry), un científico extraterrestre ligero de ropas que, sin duda, les cambiará el modo de vivir y pensar.

Sin chistar

Ninguno de los hacedores imaginó jamás el fanatismo que The Rocky Horror Picture Show suscitaría en la audiencia hasta hoy. Vía e-mail, Stephanie Freeman ?responsable del fan club oficial inglés Time Warp? adjudica el fenómeno al espíritu de libertad que reina en la película: "La gente la disfruta porque enseña a vivir a fondo la vida sin juzgar a los demás, partiendo de la base de que todos somos diferentes y debemos respetar la diversidad".

Así, la proyección mundial del film suele contar con un shadow cast, grupo de performers que actúan delante de la pantalla en perfecta sincronía con las imágenes. Pero, más acá, en la primera función que programó el Malba, en enero, un chico fue chistado por ponerse a bailar y cantar. Qué ocurrirá de acá en más es una verdadera incógnita. Tal vez alguien se entusiasme tanto como los protagonistas de Fama. Será cuestión de ver para creer. O, mejor, al revés: ¡creer para ver!

Preparativos para la función

En Estados Unidos, Inglaterra, Holanda y Australia, por ejemplo, la empresa Sing-a-long-a proyecta musicales famosos, como La novicia rebelde y Annie, con las letras inscriptas en la pantalla. Por supuesto que en su oferta también está The Rocky Horror Picture Show. Pero los verdaderos fans de la película detestan esta especie de karaoke animado por un conductor y proclaman la verdadera participación. En el sitio www.timewarp.org.uk hay una serie de tips para el que quiera ver la película en el circuito underground.

  • Ir caracterizado como uno de los personajes.
  • No reírse del look ajeno.
  • Respetar el trabajo del shadow cast.
  • Llevar accesorios para una divesión completa.
  • Está permitido asistir con arroz para arrojar en las escenas de casamiento.
  • Pistolas de agua para simular climas de lluvia.
  • Guantes de plástico para acompañar el trabajo científico del doctor Frank-N-Furter.
  • De más está decir que está prohibido tirar elementos contra los performers y la pantalla.
  • Por último, además de las canciones, es fundamental aprender los pasos de baile, sobre todo del tema central, Time Warp.

Melina V. Dorfman

 

 

5 RAZONES PARA VER “THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW” SI AÚN NO LA HAS VISTO

La película de culto adaptada en 1975 en los cines, se le considera una obra imprescindible de la cultura pop del siglo XX y del siglo XXI.

Si aún no has visto esta teatral película de culto, te entregamos 5 razones para enamorarte de estos casi 1oo minutos de un espectáculo libertario y transgresor:

5. El creador O’Brien quería hacer un papel en la obra.
El papel que quería interpretar era el de Eddie montado en su moto, pero por desgracia para O’Brien y para nuestra suerte, al final el cantante Meat Loaf fue quien hizo el papel. Otro de los elementos fuertes de la película es el reparto y la buena elección de los actores: aunque al principio la 20th Century Fox quería reclutar a estrellas de rock de verdad, los resultados finales dejan claro que la decisión del director de mantener al elenco, fue la mejor.

4.  Tim Curry fue un pionero en usar lencería de gusto sado-masoquista.
El actor inglés, quien interpreta al Dr. Frank N. Furter, revitalizó el corsé como prenda de vestir y la osada vestimenta utilizada es la misma que utiliza Emma Watson y sus amigos en la película The Perks of Being a Wallflower del 2012 donde rinden homenaje a The Rocky Horror Picture Show.

3. La libertad sexual y la transgresión que recorrió la década de los setenta reina en la película.
La película nos profetizó sobre la fluidez de los géneros: masculino-femenino-masculino y que un hombre viril no tiene por qué avergonzarse de su lado femenino. Esto nos quedó claro con el travestido Tim Curry cantando I’m just a Sweet Transvestite from Transexual, Transylvania y la exageración perfecta de su interpretación es mágica.

2. Madonna y Lady Gaga no han podido resistirse a su influencia.
El maquillaje, la actitud y la extravagante estética de la película ha influenciado a varios artistas y shows de televisión llevándoles a rendir homenaje a la obra adaptada en el cine; la serie de televisión Glee dedicó un episodio completo a rendirle tributo. También por más de cuarenta años en cada obra teatral, gay parade y halloween vestirse de Dr. Frank N. Furter, Riff Raff, Rocky, Columbia y Magenta se ha transformado en un rito fundamental.

1. Porque se ha convertido en una obra imprescindible de la cultura pop del siglo XX
Esta comedia musical y su tributo al cine B y de ciencia-ficción, su estética glam, su rebosado kitsch y la música rock, lo gótico y el burlesque son elementos que transforman esta obra de culto junto con las canciones de los Beatles, Brigitte Bardot y las pinturas de Andy Warhol como las más grandes referencias de la cultura pop del siglo XX, y su influencia continúa en el siglo XXI.

TEXTO Lukas Hardy


 

PRÓXIMA FUNCIÓN:

 

Sede oficial: cine cultura

Cine Ochoymedio.- Valladolid N24-353 y Vizcaya

tel: 290 4720

 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 
quitogay 2017 :: quitogay@gmail.com

www.ecuadortraveller.com esponsor oficial de www.quitogay.net
ecuador gay Quito-Gay Quito Ecuador